Para comentar mi primera experiencia en EPHOS Run me tengo que remontar a la segunda semana de marzo de 2020. Durante esos días nuestro país sufrió las consecuencias de una pandemia que sin duda ha cambiado nuestra manera de vivir. Todos los ciudadanos de España vivimos en nuestras propias carnes situaciones que hasta la fecha quizá no imaginábamos
experimentar.

Recuerdo aquellos días con cierto miedo y desconcierto. Con la obligación de extremar las precauciones y la necesidad continua de ser lo más cuidadoso posible en mi trabajo en una oficina de farmacia en mi ciudad, Aranjuez.

Para poder evadirme de aquellos momentos de tensión e intentar simular una sensación de calma y aparente normalidad me propuse realizar de manera disciplinada al menos media hora de cardio en mi casa durante todos los días del confinamiento. El deporte me sirvió para canalizar esos momentos tan complicados de este nuevo período. Asimismo, procuré mantener la forma física para posteriormente poder volver a realizar una de las actividades que más alegrías me ha generado en mi vida: el atletismo.

Siempre lo he practicado en mayor o menor grado pero fue a raíz del confinamiento cuando volví a aumentar la intensidad de los entrenamientos como hacía años que no lo hacía. Paradójicamente esos momentos tan duros y aciagos vividos durante la cuarentena me sirvieron de impulso para retomar los rodajes y las series de correr con más entusiasmo que nunca.

Por lo que cuando supe que Talento-EPHOS contaba con una sección dedicada al atletismo no dudé en apuntarme. Desafortunadamente, no he podido disfrutar del evento de Madrid corre por Madrid junto a mis nuevos compañeros de máster que es lo que más hubiera deseado. Debido a la pandemia la carrera se celebró de forma virtual. A pesar de este hecho, a nivel personal ha sido muy gratificante ver mi progreso, superando mis expectativas el día de la carrera a nivel de resultados y así comprobar con certeza que incluso en las peores circunstancias podemos extraer siempre alguna enseñanza positiva.

Además, para mi sorpresa, como premio por haber sido el ganador de esta edición de EPHOS Run tuve la oportunidad de disfrutar una sesión de mentoring con una eminencia en el sector farmacéutico como lo es Emilio Moraleda. Con él, mantuve una charla en la que no solo me resolvió cuestiones que tenía acerca del mundo de los ensayos clínicos, en el cual me quiero especializar, sino que me enseñó una serie de valiosos consejos para mi futuro profesional de gran utilidad y me aportó una amplia apertura de miras sobre diferentes puestos de trabajo y roles que existen hoy en día en la industria farmacéutica.

Por último, me gustaría agradecer a Talento-EPHOS el desarrollo de iniciativas como EPHOS Run y animaros a todos los que leéis estas líneas a participar en ella, os estéis iniciando en el mundo del running o ya seáis asiduos de este. Estoy convencido que cuando la situación mejore podremos compartir juntos momentos inolvidables a golpe de zancada.

José María Ávila de los Santos

José María Ávila de los Santos es alumno del Máster en Monitorización y Gestión de Ensayos Clínicos.

Secured By miniOrange