¿Por qué me hizo tanta ilusión ganar esta medalla?

A lo largo de nuestra vida hay muchos momentos en los que empezamos a hacer cosas nuevas. Unas veces lo tenemos muy claro, pero otras no tanto. Las marcas se vuelven locas a la hora de tratar de dar respuesta a la pregunta «¿Por qué corremos?» ya que si encuentran nuestras motivaciones más latentes conseguirán conectar con nosotros.

¿Por qué corro yo?

Creo que para mi hay 2 grandes razones. Siempre me ha gustado tener una vida social muy activa. Y cuando digo activa, me refiero a «hacer cosas». Disfruto más en movimiento con amigos que tomando cervezas en una terraza (que también), y especialmente corriendo.

Quizás tenga que ver que, como casi todo hoy en día, correr se ha convertido en una experiencia: turismo running, el «yo cuatificado», la gamificación de Apps, las carreras nocturnas, con pintura, con tu perro… Correr ya no es lo que era y lo cierto es que me gusta más ahora 🙂

Sin duda esta fue la razón, los amigos, por la que empecé a correr allá por 2013 y por la que me fui a Valencia a terminar mi primer maratón, a la vez que terminaba el trabajo de marketing para el MBA en la industria farmacéutica que hice con Ephos. Por aquel entonces no existía Ephos Run pero ya pudimos compartir algunos buenos madrugones en diferentes carreras patrocinadas por los laboratorios en los que trabajábamos (Elena Uceda, ex-EPHOS puede hablaros de la carrera de 10km más larga de la historia).

Recuerdo que una de las carreras que más disfruté en la preparación fue la media maratón Fuencarral-El Pardo con una subida infernal de 2 km que provocaba atascos de gente con la lengua fuera. Le guardo un especial cariño a esa prueba y hace unos meses tuve la oportunidad de repetirla (esta vez ya sí, con mi camiseta de Ephos Run).

La marca no fue tan buena como la primera vez, pero tampoco me importó. Nunca le he dado demasiada importancia. Al llegar a la meta me encontré con Begoña Aparicio, una súper runner también de mi promoción.

La otra razón por la que corro es por la forma en la que realizar actividad física te va moldeando. Te moldea por fuera (más sano, ágil, enérgico y positivo) pero también por dentro, fomentando la cultura del esfuerzo, de la solidaridad, del cuidado. De hecho, cada vez me gustan más las carreras por el campo (cosa que tengo que agradecer a Carlos Granado, también ex-Ephos), donde estas actitudes cogen especial fuerza. Un corredor de montaña sabe que:

  • Una carrera debe minimizar al máximo el impacto medio-ambiental generado. Sí o sí.
  • Ninguna persona del equipo queda atrás.
  • Lo importante es el camino, no la meta.

Si hay algo en lo que pienso cuando estoy entrenando es en esta imagen que se me quedó grabada al terminar la maratón de Madrid.

Foto: María de la Cruz Valdemoro

Mi objetivo corriendo (si es que se puede considerar un objetivo) es llegar a correr una maratón a esa edad y acompañado de personas que compartan mis hábitos y mis valores. Conseguir eso es conseguir que todo lo que he ido destacando en este texto (amistad, salud, esfuerzo, solidaridad, responsabilidad con el medio ambiente, …) ya forma parte de mis hábitos. Son los valores que me definen. Por esto corro.

Antonio Seijas Sainz

Antonio Seijas Sainz fue alumno del XVI MBA en Empresas Farmacéuticas y Biotecnológicas y, actualmente, trabaja en Diseño estratégico de productos digitales en Garaje de Ideas.

Secured By miniOrange