¡¡Hola a todos!!

¿Qué tal el fin de semana? Yo creo que es el año que más he notado el cambio de hora ya que, con lo ajetreados que estamos, siento que nuestro tiempo vale oro. Hoy hablaba con María Almorín y le contaba como sentía que había encontrado la felicidad plena al pensar que esta semana no hay máster por las tardes jajaja (eso en mi caso, otros afortunados os vais de vacaciones).

Es curioso cómo están pasando los meses de rápido, en un abrir y cerrar de ojos será junio y todo cambiará. Creo que a muchos de nosotros todavía no nos ha dado tiempo a pensar qué pasará entonces. Yo opino que nos sentiremos como al bajar de una montaña rusa, muchos nos sentiremos un poco vacíos cuando termine y nos quedaremos con “mono” de repetir. Creo que esto les ocurrirá incluso a los que hoy en día juran y perjuran que no pueden más, que es horrible, que no hay tiempo para nada, que no tienen vida social… A veces pienso que esto es un poco como haberte ido a vivir a otro país (hay amigos con las que creo que hablaba más cuando estaba de erasmus jajaja), vale estás aquí pero es como si no lo estuvieses.

Siempre tienes que rechazar planes y hacer malabares para sacar un poco de tiempo (y fuerzas) para quedar con amigos, salir a hacer deporte e incluso tienes que hacer un esfuerzo para que cuando llegas a casa puedas decir algo más que: “No, no me apetece cenar. Estoy muerta, me voy a la cama” (yo en mi caso se lo digo a mis padres).

Y todo esto para que todavía mis amigas de toda la vida (totalmente ajenas a la industria farmacéutica) me pregunten que qué quiero ser de mayor porque no entienden lo que hago.

Por eso mismo, creo que se está creando una gran familia en la que nos entendemos entre todos y por eso me va a dar tanta pena que se acabe todo esto.

Creo que también éste es un gran momento para probarte a ti mismo e intentar sacar lo mejor de ti. Lo más fácil es deprimirse, estresarse, quejarse… y es algo que todos hacemos, pero pienso que podemos aprovechar mucho más todo lo que está pasando para ser positivos, disfrutar del momento y sobre todo, apoyarnos y divertirnos con esta gran familia que hemos creado. Sé que todo esto suena a tópico y las chicas MSD saben que soy un poco pesadita con esto, pero es que realmente lo creo. La vida es un momento y no nos podemos quedar dormidos, sobre todo viendo todo lo que está pasando en el mundo. Creo que más que nunca tenemos que ser felices con todo lo que estamos haciendo porque estoy segura de que cuando pasen los años y todos estemos trabajando, miraremos hacia atrás con mucho cariño y muy buenos recuerdos, además de recordando el gran esfuerzo que hicimos todos.

Tras el accidente de avión del pasado martes se ha hablado mucho en las redes sociales de un vídeo de Ric Elias en el que da una charla en las famosas Ted Talks. Ric Elias sobrevivió al accidente de avión de Nueva York en enero del 2009 en el que el piloto consiguió amerizar en el río Hudson. Él iba sentado en la primera fila y cuenta todo lo que sintió y cómo cambió su forma de vida desde entonces. Dura 5 minutos pero consigue que te replantees muchas cosas.

Aquí os lo dejo:

 

¡Ánimo y fuerza para todos!

Clara

Secured By miniOrange